CABALGANDO AL SON DE LAS PALABRAS

En 1943 con tan solo 35 años, el gran psicólogo humanista Abraham Maslow publicó el libro Una teoría sobre la motivación humana; en este ensayo, ideó y fundamentó su ya famosa teoría de La Pirámide de Maslow. En ella, especificaba cuales eran los estratos que llevaban a las personas a a poseer diferentes motivaciones; todo ello en función de las necesidades que tuviera.

Mi Pirámide está a rebosar, pues cumplido todos los estratos, estoy solo en busca de mi autorrealización, de aquello que me haga suspirar y emocionarme cada instante de mi vida, de aquello que me agite, me estremezca y me envuelva…en definitiva, en busca de la plenitud.

Hay infinidad de modos de llegar a ella, cientos de miles de millones de formas, tantas, como personas hay en este mundo, busca la tuya, encuentrala, porque es en el desempeño de ese camino donde encontrarás la autentica felicidad; y no en el hallazgo de la misma.

Cabalgo junto a estos 9 jinetes, de las letras, ondeamos nuestra bandera de experiencias al viento de la actualidad, cuando actualmente las banderas son de todo menos experiencias…experimento en mi el gozo de la escritura e intentaré mostraros a todos y cada uno lo que ocurre cuando algo gusta y perdura.

Bienvenidos, soy Lamine Thior, un jinete más!

Buenas noches Por venir.

3 pensamientos en “CABALGANDO AL SON DE LAS PALABRAS”

  1. Interesante esas palabras.
    Hay maneras de conseguir los objetivos tanto como personas hay en esta tierra.
    Cuanta razón,el complejo y el pesimismo nos tiene atado en muchas circunstancias de la vida,cómo espiral giramos a son del fracaso.
    El mayor fracaso es jamás haberlo intentado.

    Le gusta a 1 persona

  2. Siempre he pensado que la piramide de Maslow, aunque haga un esfuerzo por intentar simplificar un poco el camino hacia la felicidad humana, hay veces que cogea sobre todo en ciertas personalidades de algun modo caóticas y/o complejas que si bien carecen en mayor o menor medida de las cosas que conforman los llamados niveles inferiores, son capaces de encontrar una extraña felicidad dentro de esa resultante pirámide, a veces de alguna manera invertida, a veces de alguna manera tambaleante.
    Pero hoy por hoy y hasta nuevo aviso, sirve de guía imperfecta de la misma forma que un viejo astrolabio aun puede servirnos a la hora de navegar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s